Saltar al contenido.

Al dia de hoy...

La ciencia ficción propone a la humanidad como sujeto de la historia. Queda mucho aún para que se reciba el mensaje.

Lo popular y lo plural

26 julio, 2012

Con el tiempo he desarrollado cierta aversión a uno de los conceptos que, en su momento, me eran más queridos, “lo popular”.  Me ha desilucionado la enorme distancia que existe entre su noción y su implementación. Sin embargo, no debería ser sorpresa si uno rastrea historicamente los gobiernos en los que el concepto ha aparecido.

El problema de lo popular es que los pueblos, contrario a lo que quieren vender muchas fuerzas políticas, son plurales en sus ideas y deseos. De otro modo mucha de la conflictividad social no existiría. El populismo se presenta como un movimiento  político que adopta y reivindica los deseos y necesidades del pueblo. Hecho imposible por lo ya dicho. El concepto de lo justo o injusto es otra cosa, y aún así es discutible en toda democracia.

Si una fuerza política adopta ciertos principios y rumbos como populares, entonces cualquier desvio o diferencia de opinion nos pone por fuera del pueblo. Por tanto, opinar diferente implica una autodescalificación, y en muchos casos una traición a la patria.

El populimos basa su legitimidad en este concepto y en la idea de que un lider carismático lo encarna. En tanto ese lider es “bueno”, y su legitimidad se desprende de su personalidad, no del deber que lo ocupa, la legitimidad de sus actos deja de depender de lo establecido. Por tanto las instituciones son relativas, menos importantes.

Pensemos el lider político que más nos agrade, la política que más se acerque a nuestros ideales. Muy probablemente estemos dispuestos a dar un crédito a esa fuerza más allá de lo institucional, fruto de la confianza que le tenemos.

Pensemos lo mismo con el lider político que no nos gusta… No se ve tan bien.

Aceptemos que no todo el mundo piensa como nosotros. Entendamos entonces que cuando nosotros apoyamos a una fuerza política más allá de las instituciones le hacemos a otros lo que no queremos que nos hagan a nosotros. Ellos y nosotros somos el pueblo. El pueblo nunca es una voluntad única, capturable.

Vale aclarar, digo lo popular porque es el concepto de moda. La idea de patria ha sido usada de idéntica manera, y muchos de los que hoy apoyan ciertos gobiernos se quejaban de las mismas actitudes que hoy apoyan, solo que empleadas por otros signos políticos.

Is it better to own a gun for self-defense, or is that more likely to cause problems?

19 junio, 2012

None

Is it better to own a gun for self-defense, or is that more likely to cause problems?

En defensa de la hipocresía y la censura

19 junio, 2012

Contrario a lo que generalmente se sostiene, la hipocresía y la censura son elementos del cambio y el progreso de una sociedad. Por supuesto, solo si entendemos el momento que ocupan dentro de ciertos procesos.

Antes que nada debe entenderse que es la hipocresía. Entendemos que la hipocresía es cuando una persona, grupo o sociedad sostiene ideas o valores que en la práctica no cumple y hasta contradice. Ahora bien, si la hipocresía surge por la necesidad de hacer algo contrario a lo dicho, es una barrera para el cambio. Ocutal una necesidad. Pero la hipocresía también es resultado de la presión del discurso público, lo que implica una fuerza, una intención.

En este sentido la hipocresía suele ser muchas veces una fase dentro de un proceso de cambio.

Un ejemplo muy útil es la aceptación de los derechos de las minorías sexuales. Se puede decir que en Argentina (O en cualquier país), mucha gente hablará de tolerancia en público, pero tendrá un discurso diferente en privado. Esta hipocresía no significa que la sociedad es retrógrada, sino que todavía no ha cambiado del todo. Las sociedades no asumen principios eticos más elevados en privado y luego los cristalizan al discurso público; más bien asumen los ideales en el ámbito público, como nuevos desafíos de progreso, y luego los consiguen cuando estos se imprimen en el ámbito privado.

El cambio comienza primero como un chiste. Como burla, o humor. El chiste es poderoso, más fuerte que el razonamiento o el pensamiento intelectual. El chiste actua contra nuestra voluntad, y al hacernos reir nos hacer admitir un hecho sobre nuestras ideas y valores. El humor, afortunadamente, tiende a ser burla, y por tanto, un revulsivo contra el pensamiento pre establecido. El humor se permite decir cosas que otros discursos no pueden decir, porque no es en serio -Pero en realidad lo es.

El siguiente espacio para la aparición de las nuevas ideas es la ficción, porque presenta los hechos y las ideas en serio, pero en un momento y lugar que no existe. Y sin embargo, nos presenta una realidad diferente como posible.

El tercer espacio es el de la hipocresía. La hipocresía es cuando una sociedad adopta una idea como ideal, pero está lejos de cumplirla. Es un triunfo no una derrota, porque la novedad no es el no cumplimiento del cambio, sino el surgimiento de este como exigencia. Las personas siguen actuando como antes, pero en el ámbito público tienen que cubrir sus actos.

La cuarta fase es la de la obligación. En esta caso las ideas comienzan a cumplirse, pero en gran medida porque existen leyes, grupos de presión o por temor a la reprobación pública.

Finalmente, la quinta fase es la convicción. Cuando el motor de las acciones es el pleno convencimiento de las sociedades, ya no solo en el ámbito público, sino también en el privado, de un grupo de ideas.

Entre la tercera y la cuarta fase es la censura la que actúa como fuerza transformadora. Cuando la sociedad reprueba ciertos modos de pensar los expulsa del discurso público, y disminuye su influencia en el largo plazo sobre las conciencias individuales. Las sociedades no cambian su forma de pensar tanto por un razonamiento lógico iluminado, como estableciendo condenas sobre lo que creen que está mal.

 

Una historia de 3 reinos

15 noviembre, 2011

Un libro al que he podido acceder de forma digital es El romance de los 3 reinos -traducción aproximada. Es la versión más o menos novelada de un conocido pasaje de la historia de la China. Por supuesto, si uno se remite a una tradición que incluye dragones aqui y allá, descubre que se encuentra en el mismo registro de Las Mil y una noches, o cerca. Xiahou pierde un ojo en una batalla, y decide que siendo esencia de su padre y sangre de su madre no lo iba a tirar por ahi, asi que usando la misma flecha con la que había sido herido se lo come. Dian Wei fue guardia personal del señor de la guerra Cao Cao y había dominado el arte de luchar a dos manos, con alabardas. En general una alabarda es suficiente.

The ravages of time es un manga, basado en Romance of…, por tanto, resulta en la espectacularización de la exaltación de una historia por demás cuestionable. Lo que resulta interesante es no poder trazar una linea clara que diferencie las instancias, sobre todo las primeras dos.

 

Papyre, Estilo y Calibre

17 junio, 2011

1. Una de las mejores webs que hay para la lectura digital es ebooks con estilo. Aunque todavía tiene una cantidad de libros menor, crece a gran ritmo y las reseñas y la presentación son impecables.

2. Me compré un Papyre 6.2, funciona muy bien y ya ha capturado una gran parte de mis horas.

Hasta ahora he terminado con los dos primeros tomos de A Song of Ice and Fire: A Game of Thrones y A Clash of Kings.

He notado que el mejor formato, al menos para este dispositivo, parece ser el ePub. Los PDF son difícilmente convertibles, e imposibles de leer en su diseño original.

3. Calibre es una excelente herramienta para manejar, visualizar y modificar libros digitales.

El mundo subterraneo que no es

20 abril, 2011

He leido El mundo subterraneo, de Fowler Wright. El estilo no es malo, pero todo el relato está mal construido, el sentido del ritmo y el drama es practicamente nulo y el final llega porque el autor se quedo sin hojas para escribir. Además, el 90% de los sucesos no tiene sentido para la historia y sucede sobre la superficie.

Otros dioses

23 marzo, 2011
Lord Dunsany

En la recopilación hecha sobre los Mitos de Cthulhu de Alianza Editorial aparece un relato de Lord Dunsany, Días de ocio en el país del Yann.Un breve viaje onírico que se condice con una gran parte del universo creado por H. P. Lovecraft. Dicho matiz se puede encontrar en relatos como Más allá del muro del sueño, o La maldición que cayó sobre Sarnath. También podríamos añadir Polaris, aunque con alguna diferencia.

El espacio que abre Dunsany se parece al de los primeros dioses en Lovecraft, los que reinaron hace mucho tiempo y fueron desplazados por entidades hostiles y espantosas. Y aún cuando el sueño del segundo siempre tiende a la pesadilla, de la misma manera existe una reminiscencia, una nostalgia por los tiempos antiguos.

Vale la pena ver de que se trata. Afortunadamente hay mucho para leer de Dunsany.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.